Como cuidar las suculentas en invierno

Así como las estaciones del año, son tan distintas entre si en nuestro país, los cuidados de las plantas tienen que diferir durante las mismas. Tenemos que estar atentos a cómo impactan los diferentes climas y ponernos en acción para sacar lo mejor de cada estación en relación a nuestras plantas y en prevenir que las mismas no sufran los cambios abruptos.

En la botánica no se pueden establecer reglas generales ya que cada espacio es único y cada planta lo es también. Pero vamos a tratar de establecer algunos cuidados especiales que pueden aplicarse en invierno.

La mayoría de las suculentas y también muchísimas otras plantas, entran en invierno en un periodo de reposo. Hay que tener en cuenta esto porque vamos a notar que los crecimientos se estancan, que las plantas pierden algo de color y es importante entender que esto es parte de los ciclos de la naturaleza.

Suculentas en interior

Recapitulando podemos decir que en no todos los interiores las suculentas van a vivir bien. Las suculentas pueden vivir en interiores que tienen mucha luz natural. Si bien hay determinadas especies englobadas como las más fuertes y resistentes (Ejemplo: Haworthia o sanseveira; que se bancan todo) las suculentas necesitan mucha luz y la mayoría de ellas necesitan incluso algunos rayos de sol. Así que si probaste y las suculentas se te pudren, crecen finitas y de manera no uniforme lo que probablemente esté sucediendo es una falta de iluminación. En ese caso debes acercarlas a la ventana, si tenes un exterior cambiarlas de lugar o pasarte a plantas de interior que son LO MÁS!

Para los que sí tienen suculentas en interior estas son las recomendaciones:

  • La iluminación suele cambiar bastante en las casas dependiendo la estación. Así que lo primero que hay que chequear es si las suculentas siguen recibiendo la luz necesaria.
  • Hay que controlar la temperatura ambiente. La misma no debería disminuir de los 10 grados pero tampoco puede haber un micro clima muy cálido y seco porque esto puede traer cochinillas.

Suculentas en exterior

Aca esta el verdadero problema, porque aparecen factores externos que no podemos controlar. Puede pasar que  suculentas que veíamos felices empiecen a ponerse amarillas, a pudrirse por los excesos de lluvia o a achicharrarse por el frío. Es por esto que recomendamos:

  • Proteger a las suculentas de las lluvias. Esto va dirigido principalmente a los que tienen balcones sin techo, terrazas o patios. En ese caso lo mejor es ver si al menos se las puede reubicar abajo de un alero o en algún rincón del balcón que reciba menos lluvia. Si no tenemos esta opción podemos optar por poner algún tipo de toldito o media sombra o si queremos una opción expeditiva y rápida, ubicarlas abajo de un paraguas.
  • Proteger a las suculentas de los granizos.
  • Proteger las suculentas del frío. La unión hace la fuerza así que esta bueno en heladas juntar las suculentas y buscar algún rincón del exterior donde por el ángulo o porque hay una pared protegiendo, la corriente no llegue a las mismas.

En el caso muy probable de que la tormenta agarre a las suculentas también hay planes de salvataje y precauciones a tener en cuenta:

  • Las suculentas llevan un sustrato específico. El mismo tiene que favorecer el drenaje del agua y contener arena, perlita y en algunos casos un poco de carbon para evitar la salida de hongos.
  • Tratar de sacar el exceso de agua de las suculentas y si es necesario secarlas o cambiar el sustrato.
  • Estar atento a que no le agarren gusanos, quienes suelen venir a saludar, despues de mucha lluvia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *